Derechos de Autor. Honey Minage.

Facebook

lunes, 31 de diciembre de 2012

Capitulo Uno


 -Vamos Sayen –dijo la muchacha de cabellos rojos –Es un lindo lugar, y necesitan una nueva camarera
- No es para mí –respondí.
Desde que mi madre había muerto, me costaba demasiado seguir adelante.
Siempre estudie en casa, por lo cual no tenía amigos. Solo a Yara. Una muchacha un poco mayor que yo, que habían criado mis padres.  Solo me quedaban ella y mi hermanita pequeña, Arlene.
Si, mis padres, tenían un raro gusto cuando de nombres se trataba.
Yara, había llegado hace unos días, con la loca idea de que trabaje en un bar cerca de casa, del cual jamás me había fijado.
- Tranquila, yo estaré cerca, sabes que jamás dejaría que te pase algo.
- Lo se, pero, ¿Y Arlene? –pregunte intentando escapar de aquello.
- Yo la cuido, tu no te preocupes, venga entremos.
El bar por fuera, parecía una moderna y elegante casa. Pero en su interior, la música, y las luces de colores inundaban el lugar.
- Dijiste que era un bar tranquilo –exclame alto para que Yara me escuchara.
- Y lo es, créeme que lo es.
Las personas vestían de forma rara y vanguardista, eran guapos, y todos tenían una mirada extraña pero familiar.
- Igual que tu y papa…
- ¿Qué dijiste, Sayen? – me pregunto Yara
- Oh, nada, anda muéstrame al dueño, quiero terminar con esto cuanto antes.
Mi amiga me llevo por entre la gente que bailaba frenéticamente, era extraño ya que ella llamaba la atención en cualquier lugar. Cabello largo y rojo como el fuego, ojos verdes y penetrantes, y un rostro armonioso pero muy llamativo.
Vestido ajustado y blanco, que resaltaba  sus prominentes curvas.  Si, la gente de allí estaba loca si no la miraba.
- El dueño es un joven de mi edad, el bar es una herencia familiar según me contaron, el casi nunca viene, paga bien y los clientes son muy educados, tranquila no hay nada ilegal.
- Tsk, si tu lo dices…
Yara se acerco a un muchacho de cabello azul, y ojos demasiado celestes para ser reales.
- ¡George! –Reía divertida- te presento a mi hermosa protegida, Sayen K.
La mire curiosa, ¿Por qué no había dicho mi apellido completo?, que va, ella sabia lo que hacia.
- Un placer –dije al muchacho de ojos extraños, llamado aparentemente “George”
- ¿Y tu que dices? ¿Tiene probabilidades de trabajar aquí?
- Por supuesto, es guapa, parece simpática, solo debemos presentársela al jefe, que seguro le encantara también –George me sonrío y paso un brazo por mis hombros con demasiada confianza- sígueme Sayen, vamos a verlo…
El muchacho nos condujo a ambas, por un moderno ascensor hasta el tercer piso, donde estaba la oficina del jefe.
El y Yara hablaban animadamente, se conocían de la escuela por lo que escuche.
La oficina era espaciosa, moderna y elegante. George dijo que nos sentáramos en un sofá negro del lugar y que esperemos allí.
Los nervios empezaron a invadir mi cuerpo, no sabía relacionarme con gente, que debía decirle a aquel hombre que seria mi jefe.
La puerta se abrió y me tense aun más, pero al verlo, mi mente se puso en blanco, y me falto babear para parecerme a Homero Simpson cuando ve una de sus rosquillas.
Aquel hombre, parecía irradiar destellos, aunque claro eso era imposible.
Tenía cara de “chico malo”, ojos grises, y un alborotado cabello rubio oscuro. Su cuerpo, era como el de los modelos de revistas, no tenía una musculatura exagerada pero creo que cualquiera engañaría a su marido por aquellos músculos que se marcaban a través de su camisa blanca.
Mi mente había pasado a ser la de una pervertida en acción cuando aparecieron miles de imágenes para nada aptas para menores de 18 años.
Yara y yo nos levantamos al mismo tiempo y lo observamos atentas, el se acerco, guardo el celular por el que hablaba y sonrío.  ¡Oh, por todos los arcángeles del cielo!, ¿de donde había salido este magnifico espécimen masculino?
- Buenas tardes Señoritas, mi nombre es Azael Nage, y soy el dueño de este bar.








Nage.  Sigueme en la oscuridad.  By: Honey Minage

7 comentarios:

  1. Me ha gustado, espero que sigas escribiendo.
    Aprovecho para felicitarte el año y decirte que por fin publiqué el capítulo 3 de la novela 'Sonrisas hechas de besos sabor menta' en el blog http://novela-sonrisasechasdebesossabormenta.blogspot.com.es/
    Espero que te guste.
    M.

    ResponderEliminar
  2. Veamos que pasará entre esta aislada jovencita y ese hombre cemental.
    Saludos, Honey.

    ResponderEliminar
  3. Imagenes así hacen que algunos pocos trabajos valgan la pena. Ahora me intriga saber como sigue!

    ResponderEliminar
  4. Pinta bien la historia. Arlene me ha recordado a un personaje de TVD (el nombre). Me gustan los nombres raros. A ver cómo sigue.

    ResponderEliminar
  5. Holaa, encontré tu blog ^^
    Seguiré leyéndote, la historia me deja la intriga, ya me pasaré por los demás capítulos
    Aquí te dejo mi blog por si gustas verlo: http://caedelatierra.blogspot.com/ Saludos! ^^

    ResponderEliminar

Gracias por Comentar :)